septiembre 20, 2020

Delirium Nostri Games

Videojuegos con un toque muy personal

Opinión | Las mujeres no venden videojuegos

Por mucho que nos gusten los juegos de Ubisoft hay que tener una cosa clara: la compañía no es el Jardín del Edén. La polémica nunca abandonó la empresa francesa y esta vez ha sido Jason Schreier, periodista de Bloomberg, quien ha realizado un extenso artículo informando sobre las acusaciones por delitos sexuales que se han dado dentro de la empresa y el sexismo que rige en ella. Un sexismo que ha dado a conocer detalles como que Kassandra iba a ser un principio la única protagonista de Assassin’s Creed: Odyssey.

Los casos de acoso y abusos son un tema serio, y desde aquí lo primero que recomendamos es visitar el artículo de Jason Schreier para conocer en mayor detalle todo lo ocurrido, pues será la mejor fuente para informarse de ese aspecto. Por eso, el tema a tocar desde aquí será uno del que podemos hablar a raíz de esto y es el sexismo en la industria. Las mujeres no venden videojuegos, afirman sin vergüenza alguna los responsables de Ubisoft:

“El protagonista debe ser un macho alfa blanco heterosexual”, para mayor inri.

Si comenzamos hablando del caso Assassin’s Creed, Schreier ya nos avisa de que Kassandra no iba a ser la primera con este protagonismo pero que, por desgracia, ha sido así. Y digo por desgracia porque el número de mujeres en la saga Assassin’s Creed no es corto, y los fans deben intuir que esos personajes femeninos podrían haber dado más de sí…Pero bueno, la repuesta es, como siempre, es el sexismo.

Ahora llega Assassin’s Creed: Valhalla y de nuevo podremos escoger avatar femenino o masculino lo cual está muy bien, sí. Pero…¿por qué ese miedo a no poner una mujer de protagonista? Naughty Dog nos ha dado ya dos grandes títulos con mujeres a la cabeza: “Uncharted: The Lost Legacy” y “The Last of Us Part 2” y creo que todos sabemos los buenos resultados en ventas de ambos títulos, y más en concreto de este último. Además, tenemos a uno de los mayores videojuegos de la última época con una protagonista femenina, Aloy en Horizon: Zero Dawn y eso por no olvidar a Lara Croft en Tomb Raider, quien se libró del sexismo en 2013 (pero no de la homofobia).

Las mujeres venden, claro que venden. El problema es, que a los señores trajeados que mandan crear juegos les da miedo que una mujer venda más que su señor. O que una mujer asuste a otros machos muy machos como ellos y les evite comprar el juego. Todas estas deducciones serían más fácil de hacer si pudiésemos entra en el cerebro de estos seres, aunque quizás es mejor no entrar sin un traje EPI.

Si queremos detener esta oleada de machos ofendidos y evitar que lleguen a altos cargos en empresas, desde otras hay que demostrar que se puede ser mujer y protagonista de un videojuego. Se puede ser mujer y no necesitar ser el apoyo del protagonista. Los hombres no son los únicos con derecho a vivir aventuras, ni a disfrutarlas. Y si tan poco importa si el prota es hombre o mujer, pues hagamos que todas sean mujeres. Solucionado.