enero 22, 2021

Delirium Nostri Games

Videojuegos con un toque muy personal

Empezar a jugar a World of Warcraft en 2020 y no morir (en la vida real) | Opinión

Sylvanas, Jefa de Guerra de la Horda

Sylvanas, Jefa de Guerra de la Horda y dueña de mi corazón

Porque en el juego no paro de morir.

World of Warcraft siempre ha sido un juego de “quiero y no puedo” para mi. La historia que rodea al juego y que lo compone siempre me ha fascinado y deseaba conocer más, pero siempre ponía excusas. Que si no tengo tiempo, que si no me apetece pagar una mensualidad, que si va a ser imposible que me entere de una historia con más de diez años… Bueno, bueno. Como siempre decimos en DN, si quieres, claro que puedes, así que este año 2020 dije venga, vámonos everybody let’s go y me introduje en el mundo de Azeroth.

Mapa de World of Warcraft (Battle for Azeroth)
Mapa de World of Warcraft (Battle for Azeroth)

A ver, quizá miento un poco porque bastantes años atrás me atreví a probar el juego, pero estaba tan perdida que me rendí. Pero este año me obligué a mi misma a jugar por salud. Si, si, por salud. 2020 está siendo el peor año para muchos y el estrés de la vida real era demasiado, por lo que pensé que ojalá estar en otro mundo más relajante. Y bueno, a ver, World of Warcraft como tal no es relajante. Digamos que, el mundo es un caos. Pero un caos en el que disfrutas. Aún sin tener ni idea de qué hacer, hacia donde ir o cómo empezar la historia con un orden más o menos coherente me dije venga, pa’lante. Y, desde entonces, he encontrado un lugar al que acudir cuando estoy agobiada a más no poder.

Un poquito de paz

Como jugadora pienso que cada uno tenemos un juego que nos hace relajarnos, que nos manda a un mundo de paz donde poder evadirnos de la realidad. Algunos se van a una isla, otros a matar píxeles en diferentes formas y los que menos aprecian su vida (aquí estaba yo) se iban a una grieta a creerse una leyenda. Y ojo, obviamente todas estas opciones son maravillosas, pero yo sentía que había algo que me estaba perdiendo, y entonces apareció Shadowlands, la última expansión del WoW y yo dije pues voy para allá, porque la gente no habla de otra cosa y yo no voy a ser menos. Ahora bien, he de confesar que a día de hoy no he tocado dicha expansión porque a penas conozco el maravilloso universo de World of Warcraft y deseo conocer más antes.

Bueno, pues eso, que tampoco creo que os interese mucho mi vida, pero ahora voy a hablar un poquito de por qué creo que es tan buen juego, más allá de mecánicas y todo el rollo. Ojo, que todo eso es maravilloso y si eres un apasionado de conocer todas las misiones, habilidades y características de cada personaje jugable antes de introducirte al mundo; por mi perfecto, pero aquí es que somos más de lanzarnos a la aventura.

Si paras de jugar, es porque quieres

El mapa de WoW es un no parar. Yo soy una persona que no puede dejarse misiones en los videojuegos porque entonces no pega ojo por las noches, y sin embargo con este juego he aprendido a decir ¡basta! porque es que no paras. Cada día aparecen misiones nuevas, además de las ciento de misiones que hay en cada campaña. Y, aunque muchas siguen el típico patrón de “mata X bichos”, “recolecta Y ingredientes”, “habla con Ma’nolo” no te importa hacerlas porque sabes que la recompensa va a ser un objeto que, aunque tampoco entiendes que hace, está guapo y es mejor que el que tienes. Por no hablar de que cada misión, por tonta que sea, te resulta satisfactoria. Hay que aplaudir con manos, pies y orejas a los guionistas en Blizzard porque no dejan cabo suelto y, aunque parece difícil sostener un mundo de fantasía durante tantos años, lo están logrando a la perfección.

Los personajes están tan bien cuidados y el juego te hace sentir de una forma tan increíble que tú eres parte de la historia, que los sientes como reales. Aunque ya he comprobado que es difícil seguir la historia desde el comienzo, es realmente sencillo ir al principio de todo y conocer más, pero realmente no hay problema pues los personajes te harán más sencillo el comprender qué ha ocurrido, además de diferentes formas que hay a lo largo del mapa de conocer mucho más de un mundo que no para de crecer.

¿Y cómo consigues no morir jugando a World of Warcraft? Bueno, creo que más bien puedo decir (y quizá dramatizando un poco bastante) que si no he muerto es gracias a él, un juego que ha conseguido llevarse los malos pensamientos y agobios de este 2020 y que a cambio me ha dado algo que llevaba mucho sin sentir: hype por jugar día si y día también, sin competitividad ni estrés. Únicamente tú y el universo de Warcraft.

Misión en World of Warcraft recogiendo fertilizante natural. Eco-friendly todo.
Misión en World of Warcraft recogiendo fertilizante natural. Eco-friendly todo.

Y sí, esta soy yo recogiendo cacotas para una misión. Gracias, World of Warcraft, me has cambiado la vida.